sauco

 sauco

El saúco

El saúco tiene el nombre científico de Sambucus nigra y pertenece a la familia de las Caprifoliáceas o Caprifoliaceae.
El saúco es considerado un arbusto que en la actualidad tiene una utilidad puramente ornamental. Puebla en muchos de los jardines de toda Europa y Asia.
Asimismo, el saúco se puede encontrar en su forma silvestre en las montañas y en las lindes de los rios europeos. Son pocos los países que se dedican al cultivo comercial del saúco, entre estos países destacan Alemania y Austria. También se recolectan las bayas del saúco en las montañas de Suiza e Italia.
Las bayas del saúco son pequeñas, de color negro y dulces. Estas bayas de saúco se utilizan principalmente para elaborar mermeladas y zumos. En el norte de Italia se utilizan para elaborar un licor llamado Sambuco. De igual modo, las bayas de saúco se utilizan para aromatizar y dar sabor a numerosos vinos.
En algunos herbolarios se comercializa un jarabe elaborado con extractos de bayas de saúco muy utilizados en algunos países centroeuropeos para aliviar y prevenir los resfriados, las gripes estacionales, los catarros y diversas dolencias del aparato respiratorio. Esto es debido, principalmente, al amplio conocimiento del uso medicinal de las bayas de saúco, que se remonta más allá de la época romana.
Del saúco también se utilizan la corteza del arbusto y las flores. La corteza se usa para condimentar a modo de especia diversos platos de carne, principalmente los asados de piezas de caza. Las flores sirven tanto para condimentar como para decorar los platos de asado. Tanto el zumo de bayas de saúco como las infusiones con flores de saúco tienen propiedades medicinales.

sauco

Propiedades del saúco

Las bayas de saúco aportan las vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, B12 y C. Respecto a los minerales, nos proporciona Calcio, Hierro, Magnesio, Potasio, Fósforo, Sodio y Zinc.

1. Las bayas de saúco tienen propiedades antioxidantes. Elimina los radicales libres.

2. Las bayas de saúco tienen propiedades astringentes.

3. Las bayas de saúco reducen o eliminan la fiebre. Alivia los estados febriles.

4. Las bayas de saúco tienen propiedades diuréticas.

5. Las bayas de saúco eliminan toxinas por medio de la orina.

6. Las bayas de saúco previenen la formación de cálculos renales.

7. Las bayas de saúco previenen y alivian los estados catarrales y los estados gripales.

8. Las bayas de saúco tienen propiedades antiinflamatorias. Alivian los dolores musculares.

9. Las bayas de saúco estimulan el sistema inmunológico.

10. Las bayas de saúco previenen y alivian las enfermedades del aparato respiratorio. Alivian los dolores de garganta, la excesiva mucosidad nasal, etc.

11. Las bayas de saúco tienen propiedades desintoxicantes. Eliminan toxinas a través de la sudoración y de la orina.

12. Las bayas de saúco eliminan el colesterol.

13. Las bayas de saúco tienen propiedades cardiovasculares.

14. Las bayas de saúco tienen propiedades calmantes. Alivian los estados de ansiedad y de nerviosismo.

Selección y almacenamiento del saúco

Son difíciles de encontrar en los comercios. Las bayas de saúco normalmente se comercializan en forma elaborada como mermeladas, jaleas o desecadas.
En el caso de que se tenga la fortuna de comprar bayas de saúco hay que tener en cuenta de que son una fruta frágil. En seguida se cubren de una capa de moho y se estropean. Son blandas al tacto cuando las presionamos ligeramente. Se pueden guardar en el frigorífico unos días.
Se comercializan productos farmacéuticos y productos de herboristería por sus propiedades medicinales. También podemos encontrar productos para infusiones a base de hojas, flores, corteza y bayas. Quizás estas sean las únicas opciones que tengamos para beneficiarnos de las propiedades del saúco.

Variedades del saúco

Existen algunas variedades de saúco, entre 30 y 50 variedades diferentes. Pero todas estas variedades estan destinadas al uso ornamental, principalmente. No se han desarrollado variedades para el cultivo extensivo. Los arbustos de saúco crecen de forma silvestre en gran parte de Europa.

Historia del saúco

El origen del saúco se encuentra en Centroeuropa y el Asia occidental. Desde la antiguedad se ha estado utilizando las bayas, las flores y las corteza del saúco por sus propiedades medicinales, como lo demuestran los manuscritos de Plinio el viejo. Los egipcios utilizaban las flores del saúco de manera externa para el cuidado de la piel. Los griegos elaboraban infusiones tanto con las raíces como con la corteza para tratar el estreñimiento, como un laxante. Los romanos curaban y trataban las enfermedades respiratorias, los catarros, la tos, resfriados, gripes, asma, etc.
Después, durante la época medieval europea, el saúco era utilizado como una medicina popular.
Además del uso medicinal que se hacía en la antiguedad, también se utilizaban las bayas de saúco para elaborar tintes textiles y del cabello, para aromatizar y dar sabor a los vinos. Asimismo, los arbustos de saúco tenían un componente supersticioso, se plantaban en los jardines particulares para ahuyentar los malos espíritus.
En la actualidad hay muy pocos países que cultiven y recolecten bayas de saúco. Principalmente son países Centroeuropeos. Esta circunstancia hace muy difícil conseguir bayas de saúco frescas en los comercios de alimentación.