platano

 platano

El plátano

El plátano tiene el nombre científico de Musa paradisiaca y pertenece a la familia de las Musáceas o Musaceae.
El plátano es una de las frutas más importantes económicamente hablando. Su recolección y cultivo representa el tercer puesto de todas las frutas, solo superado por los cítricos y las uvas.
El plátano es muy utilizado en la cocina asiática, lo cuecen como las patatas, y son utilizados para acompañar platos de carne y pescado, verduras cocidas, algunos tipos de curry, hacer sopas, etc. Además, en Asia suelen desecar los plátanos para elaborar una harina de plátano y producir una especie de pan muy nutritivo.
Por regla general, los plátanos son consumidos crudos o frescos en el postre, pero también existen muchas recetas de postres más elaborados donde el plátano es uno de los ingredientes principales. El plátano combina muy bien con la leche, yogures y, se pueden confeccionar tartas y pasteles.
Asimismo, el plátano no solamente se puede cocer, sino que además se puede hornear y freir, con lo que da mucho juego en la cocina para elaborar muchos platos diferentes, de hecho existen numerosisimas recetas donde el plátano es uno de sus ingredientes.
Las macedonias de frutas y los batidos se ven enriquecidos con el plátano como ingrediente dulce y nutritivo.
Los plátanos son recolectados cuando todavía estan inmaduros, verdes. La mayoría de estos plátanos viajan por el Atlántico desde América del Sur hasta Europa en barcos frigoríficos. Una vez han llegado a los almacenes Europeos, se les aplica una técnica de maduración con gas etileno y, después, son distribuidos a los comerciantes que son los que los ponen a la venta en sus establecimientos. El recorrido de los plátanos es largo, como de la mayoría de las frutas no cultivadas en Europa.

platano

Propiedades del plátano

El plátano es muy rico en nutrientes. En cuanto a vitaminas contiene vitamina A, B1, B2, B3, B5, B6, B9 y C. Respecto a los minerales, el plátano nos aporta Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio y Zinc. Además, el plátano nos aporta una sustancia esencial llamada Colina.

1. El plátano mantiene la salud de todas las células del organismo. La sustancia Colina se encarga de ello.

2. El plátano reduce la presión arterial alta.

3. El plátano regula los niveles de azúcar en la sangre.

4. El plátano ayuda en el mantenimiento y la formación ósea.

5. El plátano aumenta la absorción de calcio del organismo.

6. El plátano ayuda a la función digestiva.

7. El plátano alivia los síntomas de la diarrea reponiendo los minerales necesarios.

8. El plátano elimina el estreñimiento. Mejora el tránsito intestinal.

9. El plátano tiene propiedades antiinflamatorias.

10. El plátano previene las enfermedades cardiovasculares.

11. El plátano previene la diabetes tipo II.

12. El plátano previene la obesidad. Tiene pocas calorías y mucha fibra.

13. El plátano previene la anemia.

14. El plátano mejora la salud de la piel.

15. El plátano tiene propiedades calmantes. Relaja los nervios, beneficia al sistema nervioso.

16. El plátano tiene propiedades antioxidantes.

17. El plátano disminuye la acidez de estómago.

18. El plátano aumenta el sistema inmunológico. Aumenta la producción de glóbulos blancos.

19. El plátano reduce el colesterol.

20. El plátano aumenta la producción de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Mejora la calidad sanguinea.

21. El plátano mejora el estado de ánimo. Previene la depresión, la ansiedad y el estrés.

22. El plátano reduce los dolores menstruales.

23. El plátano alivia los síntomas provocados por las úlceras de estómago.

24. El plátano tiene propiedades cognitivas. Mejora los procesos cognitivos como la agilidad mental y la memoria.

25. El plátano alivia el picor en la piel. La cáscara del plátano aplicada topicamente alivia de las picaduras de insectos y del picor general en la piel.

Selección y almacenamiento del plátano

La piel del plátano se oscurece mucho si se guarda en el frigorífico. Pero solamente se estropea la piel, la pulpa queda intacta, en todo caso más fresquita, algo que va muy bien en verano.
En el momento de comprar los plátanos, nos fijaremos en el estado de la piel. Que no presente roturas en la cáscara y que no este demasiado negruzco. Unas pocas manchas marrones no representan ningún problema en el buen estado del plátano. No debe estar demasiado blando ni demasiado duro, debe ceder ligeramente a la presión de los dedos.
Ya que el plátano es una fruta que esta disponible todo el año y en la mayoría de los comercios, solamente compraremos los que vayamos a consumir en un breve periodo de tiempo.
El plátano que aún no esta maduro, madura a temperatura ambiente. Hay que resguardarlo del sol o del exceso de luz.

Variedades de plátanos

Existen muchas variedades de plátanos. Pueden tener color violáceo, amarillo o verde, según la variedad y el lugar de procedencia. Por ejemplo, los plátanos de Indonesia y Tailandia son de color violáceo y tienen la pulpa de color rosa o rojiza, con un sabor dulce y jugoso. Al plátano de Tailandia y de Indonesia se le llama plátano rojo.
El plátano macho es una variedad de tamaño grande, puede llegar a pesar los 200g. Tiene una piel verdosa, violácea o amarillenta, según la variedad de plátano macho. Su sabor no es dulce, no se consume fresco, se tiene que cocinar previamente. También se le llama plátano de guisar o Banano grande. Asimismo, se le puede deshidratar y convertir en harina para elaborar pan. Su consumo principal se desarrolla en Asia, aunque en los últimos tiempos también se cultiva es Suramérica y en la África tropical.
La variedad Bananitos, también conocida con los nombres Baby Banana y Banano Bocadillo, tiene un sabor muy dulce y, como sus nombres indican, un tamaño reducido. Su aroma es muy intenso y tiene un color amarillo brillante. Se cultiva en la India, China, Malasia, Filipinas, Colombia, Ecuador, Venezuela, México, Costa rica, Kenia, entre otros. Las variedades de los Bananitos más importantes son Manzano, Orito, Niño, etc.
El plátano que se cultiva en las Islas Canarias es de la variedad Enana. Aunque en la actualidad se esta diversificando el cultivo en las islas y se cultivan también variedades como La gran Enana, Brier o La Gruesa. Son plátanos de diferentes calidades, pero por lo general, las que llegan a nuestros comercios son de una calidad excelente, con gran sabor y aroma.

Historia del plátano

El plátano tiene su origen en el Sur de Asia. Se cultivaba y recolectaba aproximadamente hace 5000 años en Nueva Guinea al Norte de Australia. Existen restos arqueológicos que lo atestiguan. Se cree que Alejandro Magno descubrió el plátano durante el periodo de sus conquistas Asiáticas en el año 326 a.C., en la India, y que extendió el cultivo del plátano en algunas regiones del este del mediterráneo. Pero mucho antes de estos hechos, en practicamente todo el sur de Asia ya se conocía y se cultivaba algunas variedades de plátanos. Existen numerosos manuscritos religiosos que mencionan el plátano como una fruta de origen divino. Estos manuscritos datan del año 600 a.C. y pertenecen a textos Hindús, Budistas y Chinos. También se cree, que el plátano llegó aproximadamente en los años 600 a.C. a esta zona del mundo. Tanto griegos como romanos, eran conocedores de la existencia del plátano, pero no dedicaron esfuerzos en su extensión ni en su cultivo. Durante los siglos VIII a XV d. C., los Árabes por medio del comercio con el Sur de Asia, introdujeron el cultivo del plátano en la Isla de Madagascar y, probablemente en otras zonas propicias de África, en la costa este de África. Existen algunos manuscritos islámicos de los siglos IX y X que mencionan el plátano.
El cultivo del plátano se extendió a las Islas Canarias gracias a los marineros portugueses, que conocieron el plátano en la Isla de Madagascar en el siglo XV. También en el siglo XVI, los portugueses extendieron el cultivo del plátano en América del Sur, sobretodo por las Islas Caribeñas y Brasil. Los españoles colaboraron en su extensión en el continente Suraméricano durante los siglos XV y XVI.
En Europa no tuvo un gran éxito en sus comienzos. Los romanos apenas cultivaron plátanos, a excepción del médico personal del Emperador romano Octavio. No fue hasta el siglo XIX cuando los europeos vieron en el plátano una oportunidad comercial ya que el plátano era considerado un alimento muy nutritivo y en Europa habían existido periodos cíclicos de hambruna, además coincidió con los barcos de vapor que hicieron más eficiente el transporte de los plátanos desde Suramérica a Europa. De hecho, los plátanos fue uno de los primeros alimentos de los esclavos tanto en Suramérica como en el Caribe. En Norteamérica se redescubrió la utilidad del plátano como alimento, cuando fue necesario alimentar a los miles de trabajadores de las líneas ferroviarias en construcción. Decimos que se redescubrió porque en Norteamérica ya era comercializado pero a unos precios muy elevados. Fueron las compañias de transporte de frutas marítimas las que bajaron considerablemente el precio de los plátanos al aumentar las cosechas y los cultivos en Suramérica, lo que dio la oportunidad a América del Norte y a Europa de consumir plátanos de forma habitual en el siglo XIX.

En la actualidad, el plátano es cultivado principalmente en India, China, Filipinas, Ecuador, Brasil, Indonesia, Costa rica, México, Tailandia, Indonesia, Colombia, Venezuela, Israel, República dominicana, Malasia, entre muchos otros.

También en la actualidad, el plátano salva de la muerte por hambre a miles de personas en países como Uganda, Burundi, Ruanda, Kenia, etc. El plátano es uno de los alimentos más completos, aunque le faltan algunos nutrientes esenciales como los aminoácidos.