mandarina

 mandarina

La mandarina

La mandarina tiene el nombre científico de Citrus reticulata y pertenece a la familia de las Rutáceas o Rutaceae.
El árbol de la mandarina, llamado mandarino, es un árbol pequeño, no suele superar los 5 metros de altura, por lo cual, es fácil de cuidar y de mantener en nuestros jardines. De esta forma tendremos mandarinas frescas todos los años. Además, las hojas del mandarino tienen un olor intenso que perfuma todo el jardín.
La mandarina, a diferencia de otros cítricos, es fácil de pelar, por lo cual es ideal para los niños, que siempre suelen ser reticentes a la hora de pelar las frutas.
A pesar de ser una fruta de invierno, se puede encontrar facilmente en los comercios durante todo el año. Esto se debe a las técnicas avanzadas de conservación y almacenaje que se llevan a cabo. Si deseamos frutas del tiempo, tendremos que adquirir las mandarinas durante los meses de septiembre a mayo.
La mandarina forma parte importante de la economía española. No en vano, España es uno de los principales productores de mandarinas del mundo. Aunque muy por detrás de China, que es el país que más mandarinas produce.
No solamente se consume los gajos que se encuentran en el interior de la fruta, la corteza o piel también se consume. Esta piel sirve para decorar pasteles, tartas y otros productos de pasteleria. Además, de la piel de la mandarina se extrae un aceite esencial que se utiliza en las industrias de la cosmética y de la perfumeria, para elaborar jabones perfumados, perfumes, aceites esenciales para masajes y aromaterapia.
Asimismo, los mandarinos son plantados en algunas ciudades y jardines del mediterráneo como elemento de decoración.

mandarina

Propiedades de la mandarina

La vitamina C es el punto fuerte de la mandarina. Además, contiene vitamina A y ácido fólico. Entre los minerales más relevantes se encuentran el potasio, fósforo, calcio, magnesio e hierro.

1. La mandarina tiene propiedades antioxidantes. Elimina los radicales libres del organismo.

2. La mandarina ayuda a reducir el colesterol alto.

3. La mandarina previene y alivia los síntomas de los resfriados y de los estados gripales.

4. La mandarina previene la anemia. Aumenta la absorción de hierro en el organismo.



5. La piel de la mandarina tiene propiedades expectorantes. La cocción de la piel y, posterior inhalación del vapor, ayuda a eliminar la mucosidad de las vías respiratorias y alivia los estados asmáticos.

6. Los tratamientos terapéuticos con aceites esenciales de mandarina, previenen el estrés y los estados depresivos. Tanto los masajes como la aromaterapia ayudan a estos fines.

7. Las infusiones con piel de mandarina reducen los niveles de azúcar en la sangre.

8. Las mandarinas mejoran el tránsito intestinal al contener fibra.

9. Las mandarinas mejoran la salud cardiovascular.

10. Las mandarinas alivian los síntomas de la artritis.

11. Las mandarinas tienen propiedades antivirales.

12. Las mandarinas ayudan y previenen enfermedades neurodegenerativas.

13. Las mandarinas mejoran los tiempos de cicatrización.

14. Las mandarinas tienen propiedades antisépticas.

Selección y almacenamiento de la mandarina

Siempre será mejor comprar las mandarinas a granel que en la bolsitas de redes en las que suelen venir en los grandes comercios. De esta forma, podremos fijarnos que la piel no tenga magulladuras, manchas u otros defectos. El color tiene que ser de un anaranjado brillante. La fruta no debe estar excesivamente dura ni blanda, debe ceder ligeramente a la presión de los dedos.
Las mandarinas con piel no se deben congelar. Se pueden conservar unos días a temperatura ambiente. En el caso de no consumirlas al poco tiempo de haberlas adquirido, es mejor guardarlas en el frigorífico, donde aguantarán dos semanas aproximadamente, depende del estado de madurez de la fruta. Lo aconsejable es comerlas en la primera semana.

Variedades de mandarinas

Las mandarinas han estado creciendo de forma silvestre desde la antiguedad. Solamente en el siglo XIX han comenzado a ser domesticadas en occidente. Por lo que existen un sinfin de variedades salvajes, sobretodo en Asia.
En España la variedad más cultivada es la clementina. Esta variedad es de excelente calidad. Comercializada a nivel nacional e internacional. Algunos creen que su origen esta en el sur de China. Sin embargo, otros piensan que el origen de la clementina es el resultado del cruce entre un mandarino común y de un naranjo de la variedad Granito que se utiliza como decoración en los jardines del mediterráneo y cuyo fruto es amargo. La clementina es una fruta con muy pocas semillas.
La variedad de mandarina Clemenules, es una variedad del tipo clementina muy comercializada en Europa. Otras variedades de clementina son la clementina fina, la oroval, la Marisol, la clemenpons, esbal y la loretina.
Provenientes del norte de África, estan las diversas variedades de Tangerinas, que reciben este nombre porque son exportadas desde el puerto de Tánger en Marruecos.
Las mandarinas denominadas Tangors son el resultado de cruces entre mandarinas de la variedad Tangerina y naranjas. Tiene un sabor similar a la naranja.
En japón se cultiva las variedades Satsuma. Esta variedad pertenece a la variedad de la mandarina común, pero que a lo largo de los años ha sufrido una mutación genética de forma natural. Entre las mandarinas del grupo Satsuma destacan la Okitsu, la owari y la clausellina.

Historia de la mandarina

El origen de la mandarina esta en el sur de China y en el noreste de la India. La mandarina se cultiva de forma doméstica en China desde hace más de 3000 años. En China se considera a la mandarina como símbolo de la abundancia y de la buena fortuna, teniendo un papel esencial durante las celebraciones del año nuevo.
Las mandarinas no fueron conocidas por el resto del mundo hasta el siglo XIX, momento en que aparecieron los primeros cultivos en Marruecos, Argelia, España y en EEUU.
En latinoamérica, son más conocidas como naranjas chinas.
Las mandarinas son una fruta muy consumida a nivel mundial, gracias principalmente a que son fáciles de pelar y de transportar por su tamaño. España es uno de los principales productores de mandarinas de las variedades clementina. Solo la Comunidad valenciana produce el 90 % del total de la producción española.
El mayor productor de mandarinas es China, seguido de lejos por España, Brasil, Japón, Marruecos, Corea del sur, Egipto, Turquía, entre otros.
Las mandarinas se consumen frescas preferentemente. Pero también se elaboran mermeladas, jaleas, zumos y licores. De la piel se extrae un aceite esencial que es utilizado para producir perfumes, jabones y aceites esenciales para masajes y aromaterapia.
Asimismo, la piel o cáscara de la mandarina es muy utilizada en productos de pastelerias, ya sea para decorar como para aromatizar y dar sabor a los postres y pasteles.