longan

 longan

El longan

El longan tiene el nombre científico de Dimocarpus longan y pertenece a la familia de las Sapindáceas o Sapindaceae.
El longan pertenece a la misma familia de los litchis, pero son frutos diferentes. De hecho, el aspecto, el aroma y el sabor son totalmente diferentes. Asimismo, el Rambután también pertenece a la familia de las Sapindáceas. Por ello, muchas veces, se injertan ramas de diferentes árboles frutales entre la familia de las sapindáceas.
El longan es un fruto más pequeño que el litchi, su aroma es más débil que del litchi y su sabor ligeramente ácido pero dulce. El longan también es conocido en Asia como el ojo del dragón, debido a que la semilla tiene un color marrón brillante con una mancha blanca en el centro que se asemeja a un ojo.
Al igual que los litchis, el longan es muy complicado encontrarlo en los comercios europeos. En todo caso, y siempre en comercios especializados, se pueden encontrar los longan en conserva. La causa es la misma que con la fruta litchi, el longan se deteriora rapidamente una vez son recolectados del árbol y no soportan el transporte.
El longan es una fruta muy apreciada en Asia. Se utiliza con frecuencia en ensaladas de frutas y de verduras. Además se elaboran deliciosas salsas que después sazonan platos de carne y de arroz. En China los longan secos o desecados son muy apreciados. También son utilizados para elaborar una especie de vino muy similar al jerez o al oporto.

longan

Propiedades del longan

El punto fuerte del longan es su vitamina C. Sus índices de vitamina A no son despreciables. También aporta minerales como el fósforo, potasio, hierro, cobre y magnesio.

1. El longan tiene propiedades tonificantes. Alivia el dolor de estómago.

2. El longan tiene propiedades calmantes. Actúa en el sistema nervioso, bajando la ansiedad y el nerviosismo.

3. El longan mejora la capacidad cognitiva. Mejora la memoria.

4. El longan alivia el estrés.

5. El longan previene y combate la anemia.


6. El longan mejora la cicatrización de las heridas.

7. El longan tiene propiedades antioxidantes. Elimina los radicales libres del organismo.

8. El longan retrasa los efectos del envejecimiento.

9. El longan mejora el sistema inmunológico.

10. El longan aumenta los niveles de glóbulos rojos en la sangre.

11. El longan mejora la salud cutánea.

12. El longan previene y alivia los síntomas de los resfriados y de los estados gripales.

13. El longan tiene propiedades antisépticas.

14. El longan aumenta la absorción de hierro en el organismo.

Selección y almacenamiento del logan

Los longan hay que recolectarlos cuando estan completamente maduros. Al poco tiempo de recolectados, los longan se deterioran rapidamente y pierden su aroma y su sabor. Por esta razón no se suele exportar desde sus países de origen, ya que su transporte es muy complicado. Lo normal es encontrarlo en europa en forma de latas de conserva, siempre y cuando busquemos en comercios especializados, especialmente asiáticos.

Historia del longan

El longan tiene su origen en la India oriental. De aquí, se expandió su cultivo al resto de Asia, especialmente en China donde los frutos secos de longan son muy apreciados.
En la actualidad se cultiva el longan en casi todos los países asiáticos. Recientemente se ha introducido su cultivo en EEUU, pero sin mucho éxito.
El longan forma parte importante de la gastronomía asiática y, también de los remedios médicos tradicionales. Pero estos remedios médicos no han sido contrastados empíricamente en ningún momento. Por ejemplo, en Vietnam utilizan las semillas del longan para combatir el veneno de las serpientes, es fácil comprender, que esto no resulta muy efectivo medicamente hablando. Nosotros seguiriamos utilizando los antídotos contra esos venenos de serpiente, mas que nada por si no acaban de funcionar las semillas. Bromas aparte, el hecho de que el longan contenga ciertas vitaminas y ciertos minerales, si que hace pensar y creer que tienen algunos efectos terapéuticos. El grado de efecto siempre dependerá del nivel de dolencia y de la cantidad ingerida de alimento. Los alimentos son una ayuda y no deben sustituir a la química de los medicamentos modernos y, mucho menos, a los consejos y tratamientos de un médico.