vitaminas y minerales

Las vitaminas y los minerales

¿Cuántas veces nos hemos quedado asombrados al tener noticias de los beneficios de alguna vitamina o de algún mineral? Efectivamente, cuando leemos en el periódico o vemos en la televisión, que alguna vitamina o algún mineral sirve para curar o prevenir alguna enfermedad o dolencia, nos quedamos encantados y nos entran ganas de ir corriendo a comprar un frasco de lo que sea que tenga ese producto milagro. Y no solamente nosotros, es decir, no solo en esta época, sino que también, en épocas pasadas. ¿Quién no ha visto la clásica película del oeste, en la que sale el vendedor ambulante intentando vender algún potinge milagroso que lo curaba todo? Esto sucedía y sucede, porque las personas de una forma natural nos preocupamos de nuestra salud, pero somos demasiado cómodos para seguir una dieta estricta, o, desconocemos todos los nutrientes que ingerimos con nuestra alimentación diaria, o sencillamente, no hemos caído en la cuenta porque no podemos estar en todo. Así, que alguien viene y nos promete o asegura que su frasquito, con tantos minerales y vitaminas, nos va a ayudar a tener una alimentación completa y prevenir todas las enfermedades, y nosotros nos lo creemos. Esto le sucede a muchas personas, como digo, no únicamente en nuestra época actual sino desde siempre. Pero ¿Cuánta verdad hay en lo que dicen o propagan? Para saber si es cierto o no lo es, hay que conocer el mundo de las vitaminas y el de los minerales, de otra forma, nos podemos llevar a engaño y que no se cumplan nuestras expectativas. El beneficio que nos pueden dar las vitaminas y los minerales, en muchas ocasiones, es a medio-largo plazo, en otras ocasiones no serán perceptibles esos beneficios, pero existirán. Por ejemplo, si ingerimos suplementos vitamínicos de la vitamina E, no veremos que nos está beneficiando, porque el beneficio que tiene es el de prevenir enfermedades cardiovasculares del corazón y el cerebro. Esto ¿Cómo se ve? Es imposible ¿verdad? Pero lo sabemos porque se han realizado estudios científicos serios que lo indican y lo demuestran.
Existen pruebas y testimonios de personas que han logrado revertir ciertas enfermedades, como el cáncer. Personas que sufrían cáncer se habían tratado con dietas vitamínicas y fuertemente mineralizadas, logrando sobrepasar con creces el tiempo de vida que les había dado inicialmente el médico.
Es sabido, que la ingesta de vitamina C ayuda a combatir el resfriado y la gripe, disminuyendo los síntomas.
En la dieta para deportistas, se incluyen las vitaminas y los minerales, no solamente para mejorar la masa muscular e incrementar la fuerza, también para aliviar la fatiga y el cansancio, reparar tejidos, etc.
Las vitaminas son necesarias, pero ¿qué son las vitaminas? Pues, son compuestos órganicos cuya función es la de estimular los procesos bioquímicos del organismo.
El número de vitaminas es 13 y están divididas en dos grupos:

1. Vitaminas hidrosolubres. Se disuelven en el agua, por ello, es necesario ingerirlas diariamente, porque se desechan con la orina. La vitamina C y el grupo de vitaminas B forman parte de este grupo.
2. Vitaminas liposolubres. Son las vitaminas solubres en la grasa, por ello, el organismo puede almacenarlas durante bastante tiempo y no es necesario ingerirlas continuamente. Las vitaminas A, D, E y K forman parte de este grupo.
3. Otros nutrientes. En la actualidad existen un grupo de nutrientes, los cuales no está reconocidos oficialmente, pero que también reportan ciertos beneficios saludables. Serían el ácido alfa-lipoico, los carotenoides, la coenzima Q10, la quercetina y los flavonoides.

¿Y qué son los minerales? Al contrario que las vitaminas, los minerales son sustancias inorgánicas cuyo origen proviene de las rocas y los metales. El ser humano puede recibir éstas sustancias a través de vegetales y animales. Los minerales son ingeridos junto con otros nutrientes, y a diferencia de las vitaminas, tienen que ser liberados durante la digestión para poder ser absorbidos por el organismo. Las vitaminas en cambio, son absorbidas directamente por el intestino delgado.
Existen 17 minerales diferentes y necesarios para la correcta función bioorgánica del ser humano. Se encuentran divididos en dos grandes grupos. La división en dos grupos diferentes, corresponde al peso que tienen y no a su importancia. Todos son importantes:

1. Los macrominerales. El ser humano necesita dosis mayores de 100 mg diarios. Y los minerales que integran este grupo son; el calcio, el fósforo, el sodio, el magnesio, el cloro, el potasio y el azufre. También son llamados minerales fundamentales, porque su ingesta supera los 100 mg diarios. Son los minerales de más peso.
2. Los microminerales. El ser humano necesita dosis inferiores a los 100 mg diarios. También se les denomina minerales esenciales u oligominerales. Los minerales que integran este grupo son: el manganeso, el yodo, el hierro, el zinc, el selenio, el molibdeno, el flúor, el cromo, el cobalto y el cobre. El silicio y el vanadio también son microminerales, que son esenciales para los animales y se sospecha que también lo pueden ser para el ser humano. Son los minerales de menos peso, recordar, no son menos importantes que los macrominerales.

Los minerales, al igual que las vitaminas, tienen multitud de funciones en nuestro organismo. Son fundamentales para regular los líquidos, el desarrollo y el mantenimiento óseo, funciones electrolíticas, mantener el equilibrio ácido-base, la producción de las grasas corporales, la digestión de las proteínas, el transporte del oxígeno sanguineo, la correcta funcionalidad encefálica, la activación de las enzimas, como antioxidantes en general, etc.
Además, como pasa con las vitaminas, ayuda en el transcurso de las enfermedades, e incluso, sirven para disminuir el riesgo de contraer ciertas enfermedades. Se utilizan, conjuntamente con las vitaminas, para luchar contra el cáncer, el sida, etc.
La falta de ciertos minerales pueden generar enfermedades. Pero, también, la ingesta maxima de algunos de ellos pueden generar enfermedad porque se convierten en tóxicos.

¿Hay que tomar suplementos? Son recomendados por multitud de nutricionistas, sobretodo, en las épocas más frías como el otoño y el invierno, pues ayudan a disminuir el periodo de latencia de ciertas enfermedades muy comunes en dichas épocas.En líneas generales, es extraño que nos falten los minerales si la alimentación es la adecuada. Por ejemplo, no se han dado casos de falta de molibdeno ni de cobre. Pero si se dan, frecuentemente, casos de la falta de hierro, sobretodo, en las mujeres. En líneas generales, se puede afirmar, que hay que asegurarse la ingesta de los macrominerales, porque son los que mayor cantidad necesita nuestro organismo. En el caso de las vitaminas es algo distinto, porque influye todavía más el estilo de vida, el sexo y la edad. Las mujeres embarazadas, suelen tener deficiencias en algunas vitaminas y en algunos minerales. El ritmo de vida cotidiano, si es estresante, también denota falta vitamínica, principalmente porque se picotea en lugar de realizar comidas adecuadas. Las personas enfermas por adicciones como el tabaco y el alcohol, si que necesitan suplementos.

La comercialización de los suplementos es mucha y variada. Se pueden adquirir suplementos en forma de tabletas, cápsulas, bebibles, en polvo, en infusiones, en geles, disoluciones inyectables. El abanico de envasado y presentación de los suplementos es muy elevado.
Asimismo, todos los suplementos tienen una cierta cantidad de excipientes. Éstos compuestos se utilizan para dar homegeneidad en algunos casos, de otra manera, las tabletas se romperían. En otros casos se usan los excipientes como relleno de las cápsulas. En todo caso, los excipientes no representan un problema para la salud, incluso para personas con cuadros de diabétes, personas con alérgias alimenticias, etc. Los excipientes se pueden encontrar tanto de origen animal como de origen vegetal, o, una mezcla de ellos.

Ejemplo de excipiente perteneciente a PHARMATON COMPLEX :

Lecitina (E 322), aceites vegetales (de soja hidrogenado y parcialmente hidrogenado, de colza y de cacahuete), cera amarilla, etilvainillina, propil-p-hidroxibenzoato sódico (E 217), etil-p-hidroxibenzoato sódico (E 215), óxido de hierro rojo (E 172), óxido de hierro negro (E 172), gelatina y glicerol (E 422).

Como se puede observar, todos los componentes de los excipientes están aprobados y no representan ningún riesgo para la salud.

Ejemplo de compuesto vitamínico con minerales pertenecientes a PHARMATON COMPLEX :

Composición por cápsula:

Deanilo bitartrato...26,0 mg
Extracto de Ginseng G115 estandarizado...40,0 mg...(equivalente a 1,6 mg de ginsenósidos)
Retinol (vitamina A)...1.500 UI
Tiamina (vitamina B1)...2,0 mg
Riboflavina (vitamina B2)...2,0 mg
Piridoxina (vitamina B6)...1,0 mg
Cianocobalamina (vitamina B12)...1,0 mcg
Ácido ascórbico (vitamina C)...60,0 mg
Colecalciferol (vitamina D3)...200 UI
Alfa-Tocoferol (vitamina E)...10 mg
Nicotinamida...15,0 mg
Pantotenato de calcio...10,0 mg
Rutósido...20,0 mg
Hierro...10,0 mg
Calcio...90,6 mg
Fósforo...70,0 mg
Flúor...0,2 mg
Cobre...1,0 mg
Potasio...8,0 mg
Manganeso...1,0 mg
Magnesio...10,0 mg
Zinc...1,0 mg

Como se puede observar, este compuesto es bastante completo y puede ayudarnos en esas etapas carenciales de vitaminas y minerales en general, y en los momentos que nos sentimos un poco debilitados, ya sea por una mala nutrición o una vida demasiado estresante. Un compuesto de éstas características nos puede elevar el ánimo.