grosella

 grosella

La grosella

La grosella tiene el nombre científico de Ribes sativum para la grosella roja y Ribes nigrum para la grosella negra. Ambas pertenecen a la familia de las Saxifragaceae o saxifragáceas.
La grosella es una baya que crece en racimos y aunque se puede consumir cruda, lo más normal es consumirla en mermelada, jaleas, zumos de frutas variadas y en otros tipos de bebidas. Es difícil encontrar la grosella comercializada en su formato natural, pero es relativamente sencillo encontrarla en los comercios como producto elaborado.
El sabor de la grosella es agridulce. Pero de las tres principales variedades, la variedad de grosella negra es la más agria, quizás esta sea la razón por la que es utilizada la grosella negra para elaborar determinadas cervezas negras o Guiness. En Francia, ciertos vinos elaborados con grosella negra tienen un sabor y aroma inconfundible. Asimismo, la grosella negra es muy utilizada para elaborar compotas, jaleas, mermeladas, etc. La razón principal, es porque tiene la piel más delicada que las otras dos variedades de grosellas y se estropean con más facilidad, lo cual hace complicada su comercialización.
La grosella blanca tiene bastante más aroma y sabor que las otras dos variedades de grosellas, aún así es muy difícil encontrarla en los comercios y, muy a menudo se la encuentra con otro nombre.
La grosella roja es la grosella que más posibilidades tenemos de encontrar en los comercios especializados en frutas. Aunque siempre será más sencillo encontrarla en su forma procesada como son las mermeladas, bebidas refrescantes, zumos, jaleas, etc.

grosella

Propiedades de la grosella

La grosella es muy rica en vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B, vitamina A y vitamina P o bioflavonoides. Asimismo contiene minerales como son el potasio, fósforo y azufre.

1. La grosella esta recomendada para combatir la gota.



2. La grosella tiene propiedades diuréticas.

3. La grosella tiene propiedades depurativas de la sangre. Limpia la sangre de los tóxicos acumulados.

4. La grosella protege los vasos sanguíneos.

5. La grosella previene los cálculos renales.

6. La grosella tiene propiedades tonificantes en la digestión.

7. La grosella aumenta el apetito.

8. La grosella tiene propiedades antioxidantes.

9. La grosella alivia los estados reumáticos al tener propiedades antiinflamatorias.

10. La infusión con hojas de grosella negra alivian los dolores y las molestias en la vejiga urinaria.

11. Las infusiones y los jarabes de grosella negra alivian los dolores y las infecciones de garganta.

12. La grosella fortalece los capilares.

13. La grosella ayuda a prevenir la diabetes.

Selección y almacenamiento de la grosella

Cualquiera de las tres variedades de grosella tienen que ser recolectadas y, por tanto compradas, cuando la fruta esta totalmente madura. Esto es especialmente importante, cuando se trata de la variedad de grosella roja, pues el fruto de la grosella roja cuando no esta totalmente maduro estropea el esmalte dental y empobrece la mucosa bucal.
Siempre es recomendable consumir las grosellas lo antes posible. Aún así, se pueden conservan un par de semanas en el frigorífico e, incluso, congelarlas en un congelador convencional.
Las grosellas no deben mojarse con agua hasta que esten listas para servir, de otro modo, se estropean, ya sea al natural o guardadas en el frigorífico.
Las grosellas tienen una piel muy delicada. A la hora de escogerlas, observaremos que la piel no contenga picaduras de insectos y pájaros y, que, además, tengan un color vivo y no apagado.

Variedades de grosellas

Existen multitud de variedades de grosellas. E incluso, de una misma variedad existen muchas subvariedades. Hoy en día se estan estudiando y creando diferentes variedades resistentes a los diversos tipos de climas. Por este motivo, solo hacemos mención a las tres variedades genéricas en esta web, la grosella roja, la grosella negra y la grosella blanca o albina. Insistimos, lo hacemos de forma muy genérica.

Historia de la grosella

El origen de la grosella se encuentra en centroeuropa y en el norte de Asia. Se cree que la grosella la consumía el hombre del paleolítico por los descubrimientos encontrados en diversas excavaciones.
Actualmente la grosella esta presente en distintas zonas geográficas, que incluyen Asia, Europa y Norteamérica.
Aunque se puede recolectar las grosellas silvestres de los bosques europeos, se producen para uso industrial y alimenticio sobretodo en Italia, Bélgica, Holanda e Inglaterra. Hay que tener en cuenta que la grosella es un componente esencial en diversas elaboraciones cerveceras, esta es la razón de que se cultive principalmente en países con tradición de elaborar cervezas afrutadas y Guiness o cervezas negras.
La grosella también es utilizada para elaborar yogures, helados, mermeladas, vinos afrutados, zumos y bebidas refrescantes. Normalmente es difícil encontrar la grosella como producto natural, lo más normal es comprarlo como producto elaborado, ya sea en bebida, jalea, mermelada, etc.