laurel

 laurel

El laurel

El laurel es conocido con el nombre científico de Laurus nobilis. El laurel es una especia conocida desde la antiguedad. Del laurel se utiliza la corteza del árbol, las hojas y las bayas que producen sus flores. Las bayas son de color negro cuando estan maduras y, junto con las hojas del árbol, se extrae un aceite muy útil para masajes terapéuticos.
Las hojas son muy valoradas como especia en gastronomía. Dan un fuerte aroma y sabor a toda clase de platos, desde el arroz hervido y las sopas hasta las carnes o el pescado. Las hojas se pueden utilizar tanto verdes o recién recolectadas o secas, de hecho se comercializan de las dos maneras o una mezcla de ambas. También se comercializa un polvo elaborado con las hojas de laurel, pero, normalmente, este polvo pierde muy rápido sus propiedades y no da tanto aroma y sabor como las hojas.
Las hojas se pueden servir con el plato o retirarlas después de hervirlas, ya que son comestibles en poca cantidad. Si se consumen en exceso provocan náuseas. Son un vómitivo muy eficaz para casos de ingesta accidental de productos tóxicos por parte de los niños.
Las hojas, una vez recolectadas es mejor guardarlas en un lugar oscuro, de otra manera pierden su aroma y sabor.

laurel

Propiedades del laurel

1. Las hojas de laurel tienen propiedades astringentes. Hervir arroz con unas pocas hojas de laurel detiene la diarrea.

2. Asimismo, las hojas de laurel son una ayuda eficaz para las infecciones intestinales y estomacales.

3. Las hojas de laurel tienen propiedades estimulantes. No solamente estimulan el apetito y el aparato digestivo, también estimulan los sentidos del olfato y del paladar resultando eficaz para estados de ansiedad, depresión y de melancolía. Por su aroma son un remedio psíquico efectivo.





4. El laurel tiene propiedades antisépticas. Previene y combate las infecciones bucales, de encias y de garganta. Otro motivo por el cual, el laurel es muy aconsejable para casos de gripe y resfriados.

5. El aceite elaborado con hojas y bayas de laurel reducen la secreción mucosa nasal, lo cual va muy bien en casos de congestiones nasales, gripes y resfriados comunes.

6. El aceite también tiene propiedades balsámicas y es utilizado para relajar los músculos. El aceite de laurel se usa en terapias contra el dolor muscular, reumatismo, parálisis, calambres musculares, etc.

7. El laurel previene las flatulencias.

8. El laurel tiene propiedades diuréticas.

9. Las bayas de laurel se emplean para mitigar las molestias de las picaduras de los insectos.

10. Las hojas de laurel se pueden utilizar en los alimentos guardados como arroz, cereales, etc. para ahuyentar a los insectos.

11. El consumo de laurel debe ser de unas pocas hojas, de otro modo, provoca náusea, ya que tiene propiedades vomitivas. El consumo en exceso solamente es aconsejable cuando se pretende provocar el vómito por ingesta de tóxicos o resaca.

Historia del laurel

El laurel es originario del mediterráneo. Hoy en día se pueden encontrar árboles de laurel en casi todo el mundo, principalmente por el efecto de la colonización y de la inmigración.
El laurel fue un árbol muy valorado en la antigua grecia. De hecho, los griegos realizaban coronas de laurel para premiar y agasajar a los poetas, a los guerreros y a los atletas en los juegos olímpicos.
Los antiguos romanos también usaban las coronas de laurel para agasajar a los generales que comandaban las legiones y que resultaban vencedores, asimismo, también utilizaban dichas coronas para los cesares y los senadores más ilustres.
Los antiguos griegos también daban un uso menos elitista al laurel. Lo usaban también para ahuyentar los malos presagios y los malos espíritus. Creencia que perduró durante la edad media en toda Europa, donde también se usaban las hojas de laurel para esquivar la peste y otras enfermedades. Asimismo, durante la edad media se usaban las hojas de laurel contra la brujeria y los demonios.
Afortunadamente, hoy en día, el laurel se utiliza como especia para enriquecer nuestros platos y como remedio casero para varios tipos de dolencias. Ya sea masticando las hojas, elaborando aceite con sus bayas y hojas, o, sencillamente cocinando unas pocas hojas de laurel, el beneficio para la salud es evidente.
Con el aceite de laurel se realizan jabones aromáticos en perfumería.
Y, con la madera del árbol de laurel, se ahuma las carnes, sobretodo, en el sur de europa.