comino

 comino

El comino

El comino tiene el nombre científico de Cominum cyminum. Los pequeños frutos de la planta es lo que se utiliza como especia.
El comino es una especia que se utiliza con bastante frecuencia para aromatizar diversos tipos de embutidos y quesos. Asimismo es frecuente encontrar el uso del comino en distintas clases de salsas y en productos horneados como el pan, bizcochos, etc.
El comino se puede adquirir tanto como fruto como en polvo. Para intensificar el sabor del comino es mejor tostar antes de utilizar el fruto. Del mismo modo que sucede con el resto de especias, el comino en polvo pierde parte de su sabor y de su aroma, por lo que es mejor molerlo manualmente justo antes de usarlo para conservar todas sus propiedades.
El comino es empleado por todas las cocinas del mundo, pero muy especialmente por la cocina árabe, la mediterránea y la cocina india. En el norte de Europa lo utilizan principalmente para condimentar quesos y elaborar el pan de centeno. El pan de centeno tiene un sabor bastante amargo, con el comino mejora sustancialmente, adquiriendo un sabor ligeramente dulce y picante.
El comino es una especia muy fácil de adquirir en cualquier comercio de comestibles.

comino

Propiedades del comino

1. El comino estimula las glándulas salivares haciendo que se produzca mayor cantidad de saliva, lo cual mejora la ingesta de alimentos y su digestión.

2. El comino previene las flatulencias.

3. El comino estimula el apetito.

4. El comino tiene una propiedad antimicrobiana, lo que evita infecciones intestinales y dolores estomacales debidos a una infección.

5. El comino tiene un rico equilibrio de vitaminas del tipo B. Lo que hace que tenga las propiedades estimulante y relajante a la vez. Al mejorar la digestión y tener la propiedad relajante estimula el sueño placentero. La propiedad estimulante se puede ver reforzada con la ingesta de otros estimulantes como son el cafe y el tabaco, entre otros.

6. El comino tiene hierro y vitamina C, lo cual refuerza el sistema inmunitario y ayuda a prevenir y combatir los síntomas catarrales o los resfriados.

7. La presencia de hierro en el comino ayuda a combatir la anemia. Además, incrementa la producción de glóbulos rojos, tan necesarios para alimentar a nuestras células y nuestros órganos de oxíno.

8. El comino es rico en vitamina E. Esta vitamina mejora el brillo y la salud de nuestra piel y de nuestro cabello. El comino previene y combate las infecciones cutáneas, ya sea debido a una infección por microbios o una infección por hongos. El comino tiene las propiedades antimicrobiana y fungicida (antihongos).

9. El comino previene el estreñimiento, lo cual es muy útil para prevenir el cáncer de colon.

Historia del comino

El comino es originario del norte de África y del oriente próximo. Mención especial merecen los egipcios que no solamente lo utilizaban en su cocina, sino también lo usaban para momificar, en sus rituales religiosos y para tratar enfermedades.
Existen restos arqueológicos de más de 4000 años de antiguedad en Siria, donde el comino también era utilizado en prácticas religiosas, en medicina y en la cocina.
Los griegos y los romanos usaban el comino tanto para condimentar sus platos como para elaborar productos de cuidados de la piel y para tratar enfermedades.

Durante la edad media casi se pierde su uso, exceptuando en los monasterios y conventos, donde se continua utilizando. No fue hasta el siglo XVII cuando se vuelve a recuperar el interés por el comino y por otro tipo de especias, las consideradas como exóticas.

En la actualidad el comino es utilizado en casi todas las cocinas del mundo, principalmente en la cocina Árabe, en la cocina mediterránea y en la cocina india. Con el comino se elaboran desde salsas hasta panes, se utiliza para condimentar embutidos y quesos, etc. El comino se produce principalmente en las regiones de oriente próximo y en el sur de Asia.