aceite de soja

 aceite de soja

El aceite de soja

Se comercializan dos tipos de aceite de soja, el refinado y un aceite de soja biológico. El aceite de soja biológico es bastante complicado encontrarlo, si acaso en tiendas especializadas en alimentos naturales.
El aceite de soja se extrae mediante el uso de disolventes, por este motivo hay que consumir el aceite de soja refinado. A pesar del tipo de extracción, el aceite de soja refinado conserva una buena cantidad de sus propiedades nutricionales, principalmente los ácidos poliinsaturados (linolénico y linoleico), la vitamina E y la lecitina.

El aceite de soja refinado no es apto para usarlo con temperaturas altas, así que no se puede utilizar para freir o cocer. Sin embargo, si se puede utilizar en las ensaladas y en salsas frias.
El aceite de soja refinado hay que consumirlo lo antes posible y guardarlo en la nevera una vez comprado, de otro modo se deteriora. Es un aceite muy líquido, amarillento y apenas tiene sabor (más bien neutro).
El aceite de soja biológico esta extraido del prensado en frio y es mejor para hacer las ensaladas ya que tiene más sabor.

aceite de soja

Propiedades del aceite de soja

1. La soja es reconocida por sus fitoestrógenos que actúan de forma similar a los estrógenos femeninos.

2. Los emperadores chinos tenían en gran valía la soja por su propiedad de prevenir enfermedades.



3. La soja es uno de los alimentos más investigados en la actualidad por sus efectos terapeuticos.

4. El aceite de soja reduce el colesterol y previene contra las enfermedades cardiovasculares.

5. Tiene propiedades antiplaquetarias y vasodilatatorias.

6. El aceite de soja y la semilla de soja es beneficiosa para las personas que puedan padecer trombosis, arteriosclerosis, tengan el colesterol alto, tengan o corran el riesgo de tener enfermedades coronarias y/o cardiovasculares.

7. Tanto el extracto de soja como el aceite de soja y las isoflavonas de la soja son muy apreciadas en cosmética para tratar la piel con productos hidratantes, regeneradores, protectores y suavizantes, sobretodo, para pieles maduras. Previenen el envejecimiento y retrasan las arrugas.

Valor nutricional del aceite de soja

La soja como leguminosa proporciona una gran cantidad de fibra, hidratos de carbono complejos, ácidos grasos insaturados, todos los aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales y lecitina. También dispone de isoflavonas, una sustancia que hace de estrógeno llegando a suplir eficazmente a los estrógenos femeninos, por ello se les llama fitoestrógenos.

El aceite de soja es rico en ácidos grasos saludables, concretamente en el ácido graso monoinsaturado oleico y en el ácido graso poliinsaturado linoleico. Por lo que es muy beneficioso para controlar el colesterol y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

La proporción de ácidos grasos del aceite de soja en 100g es:

Ácido graso monoinsaturado oleico. 23,9g
Ácido graso monoinsaturado palmitoleico. 0,191g
Ácido graso saturado mirístico. 0,191g
Ácido graso saturado palmítico. 9,55g
Ácido graso saturado esteárico. 3,8g
Ácido graso poliinsaturado linoleico. 49,7g
Ácido graso poliinsaturado linolénico. 7,07g

El porcentaje para saber la cantidad total de ácidos grasos de cada clase del aceite de soja:

Ácidos grasos saturados (AGS). 14g
Ácidos grasos monoinsaturados (AGM). 24,3g
Ácidos grasos poliinsaturados (AGP). 56,8g

La soja en toda su variedad se emplea mucho en cosmética para fabricar productos que regeneren, den protección e hidraten las piel.

Historia del aceite de soja

La soja es originaria de China. Para la cultura tradicional china, la soja pertenece al grupo de las cinco semillas sagradas, las otras cuatro semillas son el trigo, el arroz, la cebada y el mijo. Además, utilizaban y siguen haciéndolo, la soja como fuente de alimento y medicina.

La soja es una leguminosa que en su vaina encierra de una a cuatro semillas.
No fue hasta la primera guerra mundial cuando se comenzó a utilizar la soja para producir aceite vegetal.

En la actualidad no solamente se utiliza para consumo humano, también se emplea para alimentar el ganado y peces en las piscifactorias. Además, se usa para fabricar pinturas, barnices, lubricantes y combustible biodiésel.
Los principales productores son los EEUU, Brasil y Argentina.