dieta proteica

Dietas hipoproteicas

Las dietas hipoproteicas son aquellas que contienen un déficit manifiesto de proteínas. Son un riesgo para la salud, sobretodo, cuando se realizan en edades tempranas (niños).

Como ya sabemos, la proteína es necesaria para reparar y construir nuestro organismo, asímismo, la proteína es un nutriente que hace que consigamos tener un balance positivo de nitrógeno. Una alimentación deficiente en calorías y proteínas, prolongada en el tiempo, da lugar a lo que se denomina malnutrición calórico-proteica, que produce daños, a veces irreparables, sobretodo en la infancia. Este tipo de malnutrición debilita el sistema inmunológico y, por tanto, nos hace ser más propensos a contraer todo tipo de infecciones y enfermedades.

A su favor, tenemos que decir, que la dieta hipoproteica no son muy duraderas en el tiempo y, controladas por un experto, no llegan a producir estragos en el organismo. Tenemos que añadir, que la dieta hipoproteica se utiliza cuando se quiere perder peso de forma rápida. Pero ĦOJO! la pérdida de peso no se produce sobre las reservas de grasas, sino que se pierde agua, proteína corporal y glucógeno, al menos en la mayoría de las situaciones en que se sigue una dieta hipoproteica.

Existen muchas clases de dietas hipoproteicas. Las que son ligeras, es decir, que contienen algo de proteínas y, dichas proteínas son de un gran valor biológico, no son perjudiciales para la salud, siempre y cuando, no se prolongen demasiado en el tiempo.

Administrando un 15% total de la dieta como proteína, no se corre el riesgo de tener un balance negativo de nitrógeno y una pérdida de proteína propia. Pero teniendo en cuenta, que debe ser suministrado en la dieta la cantidad suficiente de glúcidos como para no gastar la proteína ingerida como energía.

Por supuesto, que la constitución física de cada persona es un factor determinante. No es la misma cantidad de proteína la que necesita una persona musculada que quiere hacer este tipo de dieta, que otra persona de musculatura más reducida, por citar un ejemplo. Por esto último, no nos cansaremos de repetir que para realizar cualquier tipo de dieta en imprescindible visitar a un médico o a un nutricionista.