dietas liquidas

Dietas de muy bajo contenido calórico.

Con la finalidad de evitar los problemas y las consecuencias del ayuno terapéutico, varios autores diseñaron ciertos tipos de dietas con muy bajo contenido calórico. Estas dietas tienen muy pocas calorías y, básicamente, contienen proteínas, vitaminas y minerales. Al contener tanta proteína se pretende o pretendía, controlar el nivel de nitrógeno y mantenerlo en un nivel de balance positivo. De esta forma, se intenta evitar la pérdida de proteína del organismo.

La mayoría de estas dietas tan bajas de contenido calórico, suministran muy poca energía, del orden de 600 Kcal y menos. Hoy en día se continuan utilizando, aunque son muy variadas, ya que dependen exclusivamente de la moda de la dieta y de la época del año en que aparecen estas dietas. No hay que ser muy observador para darse cuenta que, cuando se acerca la fecha de lucir palmito en la playa, surgen innumerables dietas.

Unas dietas específicas de muy bajo contenido calórico son las llamadas dietas líquidas. Estas dietas líquidas consisten en unos polvos que se disuelven en agua (algunas en leche desnatada o bebidas de soja), para hacer batidos con un sabor agradable. Estas dietas líquidas contienen proteínas, vitaminas y minerales, pero nada de glúcidos ni lípidos.
Las primeras dietas líquidas que aparecieron en el mercado, en los años 70, tenían como elemento nutritivo principal el colágeno, por una cuestión de conservación, preparación del batido y, como no, por su bajo coste económico. Se descubrió al poco tiempo, que la proteína aportada era de baja calidad biológica, es decir, no suministraba los aminoácidos esenciales necesarios. Por lo cual, este tipo de dieta no contrarrestaba los peligros de la dieta del ayuno terapéutico. Pues bien, hubo personas que murieron por fallos cardiacos. El músculo cardiaco necesita los aminoácidos esenciales para regenerarse y tener la longitud necesaria.

Hoy en día, las dietas líquidas no estan elaboradas con colágeno, sino que se utiliza, en la mayoría de ellas, la proteína de la leche. Como se puede suponer, la calidad biológica de la leche es muy elevada. Asimismo, estas nuevas dietas líquidas también contienen mayor cantidad de potasio y calcio y, otros minerales. La razón de este aumento de minerales es porque en este tipo de dieta se conduce al organismo a un estado de cetosis por el consumo de las reservas de grasa. La cetosis produce un elevado índice de acidosis (ácidos orgánicos) que obliga al organismo a eliminar una mayor cantidad de minerales a través de la orina. La falta de calcio y potasio influyen negativamente en el buen funcionamiento del músculo cardiaco, que unido a la falta de proteína de alta calidad biológica, derivan en alteraciones cardíacas llegando a un posible caso de fallecimiento. Como hemos dicho, esta es la razón por las que las dietas líquidas de última generación llevan bastante más cantidad de minerales (sobretodo, calcio y potasio) y una proteína de alta calidad biológica.

Pero existe otro problema con este tipo de dieta muy baja en calorías, las dietas líquidas. Este otro problema consiste en la evacuación de las heces. Al tener muy poco alimento, por así decir, se contiene pocas heces en el intestino grueso, lo cual, puede llegar a ser muy molesto y presentar problemas o alteraciones. Por este motivo, cuando se realizan dietas de muy bajo contenido calórico, ya sean líquidas o no, se complementan con ciertos preparados de fibra vegetal, de esta manera se mejora la evacuación.

Este tipo de dietas, con niveles de entre 400Kcal. a 600 Kcal., no son muy recomendables. Aunque contengan una gran cantidad de proteínas de alta calidad, se destruye buena parte de la proteína ya contenida en el organismo. La razón de este hecho, es que la proteína suministrada con la dieta es consumida como energía, no cumpliendo así su función principal, que es la de restituir y reparar el organismo.