El ayuno terapéutico

El ayuno terapéutico.

El ayuno terapéutico consiste en la ingesta de agua, en algunos casos de zumos de frutas y vegetales, como único nutriente. La finalidad es no suministrar al organismo ningún tipo de nutriente, excepto los mencionados, las vitaminas y los minerales. Es decir, calorías cero. Por este motivo, el ayuno terapéutico es también conocido como la dieta cero calorías.
Se ha utilizado este tipo de dieta en casos extremos de obesidad.

Debemos distinguir tres fases en el ayuno terapéutico:

1. El ayuno breve. Entre la separación entre ingestas, el organismo consume el glucógeno que contiene el hígado. Dependiendo el tiempo de separación entre ingestas, el organismo también puede llegar a consumir glucógeno y proteínas musculares.

2. El ayuno terapéutico de entre 12 y 48 horas. El glucógeno es consumido prácticamente en su totalidad y, el organismo consume proteínas para la elaboración de glucosa. Los niveles de cuerpos cetónicos aumentan. El nitrógeno es eliminado por la orina. El exceso de nitrógeno se produce por el consumo que realiza el organismo de las reservas de proteínas. La tasa metabólica desciende.

3. El ayuno de más de 48 horas. El organismo solamente consume grasas y evita consumir las proteínas que quedan en el organismo.

NOTA: Sobre las proteínas que son consumidas por el organismo. Nos referimos al uso o metabolización que realiza el organismo para convertir las proteínas en glucosa. La glucosa es el alimento de todas nuestras células y de nuestros órganos, sobretodo, del cerebro humano.

Con el ayuno terapéutico existe un gran descenso de la tasa metabólica, lo cual dificulta enormemente el consumo de grasas y, por tanto, la pérdida real de peso. Decimos pérdida real porque antes de poder perder algo de grasa, se pierde el agua retenida, el glucógeno del hígado y las proteínas.
Por poner un ejemplo de utilidad de este tipo de dieta: En algunas personas que han realizado una huelga de hambre (presos, etc) y que como resultado han fallecido, se han encontrado que dichas personas han fallecido por un fallo en algún sistema vital relacionado con la pérdida de proteínas, es decir, se han dado casos de personas que han fallecido por la pérdida de proteínas sin haber consumido sus reservas de grasas.

Hoy en día, el ayuno terapéutico no se utiliza por los riesgos que conlleva. Aparte, el ayuno terapéutico es poco eficaz por lo que ya hemos comentado, primero se consume el agua retenida, después el glucógeno del hígado y el muscular, y a continuación, la proteína. Además, la pérdida de peso se vuelve a recuperar rápidamente al abandonar este tipo de dieta, precisamente porque se recupera el agua, el glucógeno y las proteínas y, todo ello, sin apenas haber tocado las reservas de grasas.
Aparte tiene otro inconveniente, que también sucede con los que siguen dietas muy bajas en calorías, ocurre que aparecen problemas cardiacos.

Por todo lo expuesto en esta página, el ayuno terapéutico no se utiliza hoy en día. Existen otros métodos menos agresivos, como son las dietas hipocalóricas, pero es un médico o un nutricionista quien debe aconsejar y decidir.