dieta disociada

Dietas disociadas. Dietas milagro.

La estrategia de las dietas disociadas se basa en separar los nutrientes para provocar que el organismo no pueda aprovechar el máximo de dichos nutrientes y, de esta manera, que el organismo se vea obligado a utilizar las reservas de grasas. Por ejemplo, separando los glúcidos de las proteínas, en ciertas comidas, se conseguiría que cuando la comida en la cual toca ingerir proteínas, dichas proteínas serían utilizadas principalmente, por parte del organismo, como fuente de energía y no para reparar el organismo.

Cuando el individuo sigue una dieta disociada esta obligando al organismo, de forma constante, a replantearse su propia estrategia de supervivencia, es decir, su maquinaria bioquimica y, por tanto, el metabolismo. Esto sucede porque, como hemos indicado, el individuo ingiere un nutriente diferente en cada comida.
Otro hecho que acontece en el organismo es que, al no poder aprovechar al máximo los nutrientes suministrados, existe una bajada general de energía, que en teoría es sustituída por las reservas de grasas del individuo.

Otro asunto diferente es en lo que se refiere a las proteínas, puesto al no serle suministrado en cada comida una dosis razonable de proteínas, el organismo comienza a gastar la proteína propia.

Así podemos decir, que en una dieta disociada, el organismo recibe todos los nutrientes: glúcidos, lípidos, proteínas, minerales y vitaminas. Pero el riesgo consiste en el gasto que realiza el organismo de las proteínas propias.

Aquí tenemos que añadir un comentario: el organismo humano esta pensado y desarrollado para recibir los nutrientes de manera combinada, por lo que, la dieta disociada no es utilizada hoy en día por los nutricionistas. Hay otras razones por las cuales no son recomendadas las dietas disociadas por los nutricionistas, una razón sería que este tipo de dieta no es todo lo eficiente que debería ser y, otra razón, es porque la experiencia de los nutricionistas les ha dado la suficiente confianza en otros tipos de dietas que resultan más efectivas y seguras para la salud del paciente.

Las dietas disociadas que se anuncian hoy en día, suelen ser dietas ideadas por charlatanes con una sola idea clara: el dinero fácil. Pues, la inmensa mayoría de estas dietas no tienen ningún fundamento científico. Por poner un ejemplo de dieta disociada: hay algunas dietas disociadas que te obligan a comer una sola clase de alimento cada día, el lunes solo se come fruta, el martes solo se come verduras, el miércoles solo se consume carne, etc. Como podéis observar, esto es totalmente absurdo y, además, perjudicial para la salud, porque unos dias el intestino recibe mucha fibra, y otro dia el intestino recibe un exceso de grasas y proteínas. Es solo por poner un ejemplo, pero dietas disociadas hay tantas como especuladores y un profesional serio de la salud nutricional desea que no solamente perdamos peso, sino que además disfrutemos comiendo y, esto solo se consigue con la variedad y la combinación de nutrientes y alimentos.