bebidas alcoholicas

Las bebidas alcohólicas

El alcohol que se encuentra en diversas bebidas, como el vino, la sidra, la cerveza, etc. es el alcohol etílico o etanol. Existen otros alcoholes diferentes o derivados. El alcohol etílico es una molécula capaz de absorverse en las mucosas digestivas y de difundirse con rapidez en el organismo.


Las bebidas fermentadas


Las bebidas fermentadas son las que se realizan con la fermentación de levaduras con zumos de frutas, de almidones y de los jugos de la caña de azúcar, del agave, etc. Entre las bebidas fermentadas con frutas cabe destacar la sidra y el vino, elaboradas de la fermentación con levaduras de la manzana y la uva, respectivamente.
Entre las bebidas fermentadas con almidones, destaca la cerveza y su enorme variedad. Normalmente, la cerveza se elabora con la cebada fermentada y del lúpulo. En algunos sitios, la cerveza la elaboran con otros cereales como el sorgo, el mijo y el maíz.
Y, finalmente, como jugo fermentado, destaca el jugo de agave o llamado pulque de méjico.
Las bebidas fermentadas suelen mantener algunas propiedades de los ingredientes utilizados para su elaboración.


Las bebidas destiladas


Las bebidas destiladas tienen un índice de alcohol mucho más elevado que las bebidas fermentadas. Se elaboran por destilación de mostos previamente fermentados. Destacan el coñac, ron, vodka, whisky, etc. Es fácil superar la dosis recomendada por lo que se convierte en un tóxico. No suele tener propiedades nutritivas. Este tipo de bebida o licor, no tiene un buen aroma ni un buen sabor, por lo cual, se acostumbra a prepararlas con otras sustancias que no siempre son beneficiosas o inocuas para la salud. Es totalmente desaconsejable su consumo.


El vino


Los conocimientos necesarios para la elaboración del vino se remonta a la antigüedad. El vino es una bebida con muchas sustancias, contiene agua, azúcares no fermentados, ácidos órganicos, sales minerales, vitaminas del grupo B, y alcohol. El vino tinto contiene, además de lo mencionado, colorantes naturales y tanino.
La elaboración del vino tinto y el vino blanco es un poco diferente. Mientras que en los vinos blancos, la pulpa y la piel de la uva son separados del jugo antes de la fermentación, en los vinos tintos sucede al contrario. Las levaduras presentes en las uvas se encargan de realizar la fermentación, transformando los azúcares en alcohol y en gas carbónico.


La cerveza


La cerveza aporta vitaminas del grupo B, y antioxidantes. En la actualidad se elaboran cervezas sin alcohol que no tienen nada que envidiar a las que si lo contienen. Se elabora principalmente por la fermentación de un mosto hecho con malta de cebada y lúpulo. Aunque también se pueden usar otros cereales.
Aunque los niveles de alcohol no son tan elevados como ocurre con las bebidas alcohólicas destiladas, su consumo debe ser moderado, de otra forma, se convierte en un tóxico.


La sidra


Existen dos tipos de sidras, las secas y las dulces. Las primeras contienen algo más de alcohol que las segundas. Se elaboran a partir de la manzana. El contenido de vitaminas y minerales depende del tipo de manzana que se trate y de la técnica de elaboración. El contenido en ácido ascórbico es interesante, pero no hay que abusar de la ingesta de sidra.